Inclasificables

warning: Creating default object from empty value in /home/engetafe/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Por primera vez

Parece mentira que a estas alturas, con tantos años ya a mis espaldas, aún no lo hubiera hecho nunca, que después de 42 tacos y medio todavía permaneciera virgen, pero el caso es que es así, era una de mis muchas asignaturas pendientes y aun no la había superado. Ya uno de mis sobrinos al que casi le doblo la edad me había dicho que tenía que probarlo, que era muy placentero pero por unas cosas u otras lo iba dejando a un lado.

Diez uvas

  • ¿Diez?, pero si siempre son doce
  • Que no, que no son doce, son diez, el día 31
  • Claro, el día 31 como siempre, a las 12 de la noche
  • ¡No, a las 12 no, estúpido!, es a las 11 de la mañana
  • ¿A las 11 de la mañana?, pero si las doce campanadas son a las 12 de la noche
  • No son doce campanadas, será una sola, si es que a eso se puede llamar campanada
  • ¿Me tomas el pelo?, primero me dices que son diez, luego que será a las 11 de la mañana y ahora que solo es una campanada. Joder que nochevieja más extraña me espera este año

Ajustando cuentas

Esta mañana he recibido el siguiente correo electrónico de los organizadores de la carrera del CSIC:


Estimado señor.

Ante todo queriamos agradecerle la confianza que depositó en su día en nosotros, al participar en la carrera que con tanto esfuerzo y cariño organizamos cada año. Es gracias a gente como usted que año tras año nos apoya con su participación lo que permite que renovemos las ganas para que nuestra carrera siga siendo uno de los referentes de las carreras populares en Madrid.

Como usted sabrá, la organización de cada carrera tiene unos gastos que en gran parte vienen de lo solicitado por el ayuntamiento para permitir que se celebre el evento, y que suele ir en consonancia con el número de metros utilizados para la realización de la misma.

Nuestra carrera se anunció (como ya es tradición) con una distancia de 10000 metros, lo que se tradujo en que la inscripción a la misma ascendiera a la cifra de 13 € por participante, sin embargo y debido a las obras de la ciudad tuvimos que hacer unos cambios de última hora que incrementaron la distancia en 400 metros.

Ahora el ayuntamiento nos ha solicitado un pago adicional por el incremento en la distancia de la prueba y por ello nos hemos decidido a ponernos en contacto con usted así como con el resto de participantes.

La verdad es que nos cuesta mucho hacerle esta petición, pero tenga la seguridad que no tenemos otra alternativa, según la nueva medición de la prueba la inscripción debería haber sido de 13'52 € en lugar de los 13€ que ya abonó, por eso nos vemos obligados a solicitarle un ingreso en nuestra cuenta por la diferencia, y para que vea nuestra buena voluntad hemos decidido redondear esos 52 céntimos a solo 50, además de concederle un plazo, creemos que más que suficiente, de 10 días para satisfacer su deuda.

Sin más que añadir y esperando contar con su presencia el año que viene, se despide de usted, el organizador de la Carrera Internacional de la Ciencia (CSIC).


La verdad es que no se qué hacer pues aunque la argumentación es clara y sin fisuras me fastidia mucho que a estas alturas me anden reclamando un dinero que haga que no sirva de nada el presupuesto que me había hecho para acabar el año.

En fin, tal vez sea suficiente con prescindir de alguna uva.

La carrera de los diosecillos

  • Que te he dicho que no, y no insistas, que en mi tiempo libre no quiero tener nada que ver con el Olimpo
  • Si es que van a ir otros panteones, dicen que el Muérdago Feliz va a estar por allí, y esos del Valhalla que tan mal te caen también.
  • Pero es que me caen todavía peor Zeus y compañía, y ahí tendría que ir representándoles
  • Tú verás, pero he oido que Zeus, Hefesto y Cerbero van a ir y puede ser una oportunidad única de desquitarte. ¿Te recuerdo que fue Hefesto el que te encadenó en lo alto del monte? ¿y Zeus el que te envió el águila para comerse tu hígado todos los días? ¿Y qué me dices de Cerbero?, ese perro rastrero que nos ladraba si se nos ocurría salir del Tártaro antes de tiempo.
  • Si ya sabía yo que si hablaba contigo acabarías convenciéndome, mira que me lo habían dicho, "sino quieres ir evita a Odiseo que al final te lía".
  • ¡Ya sabía que podría contar contigo Prometeo!

Reconocimiento desastroso

Este domingo me levanté con la idea de hacer una parte del recorrido de la carrera del próximo domingo para ver in situ lo que me iba a encontrar. Ya conocía casi todo el recorrido de haber pasado por ahí, ya sea corriendo, andando o en coche, pero aún así salí por la mañana para sobre todo ver corriendo como eran las partes que había pasado de otras maneras.

Con lo que no contaba cuando salí es que la imagen que tenía en la cabeza del recorrido no era exactamente la que se había publicado y lo que es peor que la interpretación que mi neurona iba a hacer de esa imagen tampoco se iba a corresponder con la realidad. A la vista del resultado creo que tendré que apuntarme a algún curso de orientación con mapas.

La Bestia

Llevo ya algun tiempo buscando cualquier indicio, cualquier pista, por inocente que pudiera parecer, que acabara por servirme para desenmascararle; por eso leo cualquier cosa que cae en mis manos, libros, periodicos, prospectos de medicamentos, composición de las Digestive, blogs, foros, spam, en definitiva cualquier cosa porque nunca se puede estar seguro donde se puede esconder.

Hace varias semanas mi busqueda, hasta ese momento esteril, parecio dar con algo que prometía:

  • 8 de noviembre de 2009 a las 11, Tercera Carrera Popular Ciudad de Arganda.

Tres por tres nueve

Dorsal Ciudad de Arganda III

Tres por tres son nueve y me falta una.
¿Y... nueve qué? si el próximo domingo en Arganda son diez kilómetros:

  • tal vez sean los minutos que necesitaré para recorrer cada kilómetro
  • o quizás las horas que necesite para llegar a Arganda sin perderme
  • o el número de veces que intentaré aparcar el coche sin éxito
  • o quizás se trate de los metros que conseguiré seguir la estela de Dani antes que se me escape
  • o será el número de veces que tienen que repetirme algo para que consiga entenderlo
  • o ... ¡y yo que se!

Cambiando los planes

Ayer de madrugada cambiaban la hora, la retrasaban ¿o la adelantaban?, ¡y yo que se!, el caso es que cuando llegaran las 3 de la mañana había que hacer que el reloj marcara las 2, eso sí, solo la primera vez a no ser que quisieramos vivir eternamente en la "hora de la marmota", mmm ¿y no tener que volver a trabajar? creo que el próximo año si no se me olvida tendré que tener en cuenta esta opción.

Abducido

Ayer domingo era el día de la carrera del CSIC, por fin podría debutar en esta carrera después del fiasco del año pasado en que a pesar de tener hecha la inscripción las rodillas se negaron a participar.
El caso es que me levanté temprano, tal vez demasiado, a eso de las 5:30 porque tenía intención de ir con el coche y para aparcar soy un poco agonías, así que me dije "vete prontito para allá y si no encuentras sitio tienes tiempo de sobra para dar las vueltas que sean necesarias".
Un poco antes de las 7 estaba dejando el coche en la calle Oquendo, esquina con Velázquez, muy cerca de la salida, de hecho no tenía más que seguir esa calle adelante para llegar a Serrano a la altura de las instalaciones del CSIC.
A las 7 y poco llegué a la zona de chips, por un callejón sin ningún tipo de iluminación, donde los voluntarios estaban todavía organizándose.
Tras recogerlo y dar una vuelta disfrutando de la maravillosa temperatura matinal me acerqué a República Argentina donde me encontré con algunos de los miembros del foro de novatos08 (casi, etna, barbara, trinity, tortuch, halfon).

Un poco después, ya en la salida de la zona de chips, coincidí con Dani (de zapatillas con velcro) y Hector (su hermano) que debutaba en una carrera popular.

La culpa es de Pedro

Sí, no me gusta nada acusar con el dedo pero creo que ya estoy seguro de quién es el responsable de que no termine de marchar bien y se me atragante cada metro que corro.

La verdad es que me sabe mal, muy mal, porque es un gran amigo desde hace más de 20 años, pero creo que su presencia se está convirtiendo en una pesada carga. Cada vez que corro en su compañía no termino de coger el ritmo deseado, siempre voy más lento, y aunque a veces consigo aumentar algo a medida que pasan los kilómetros no llego a aproximarme al ritmo que me he marcado en mi cabeza.

Yo creo que el problema es que nos pasamos todo el tiempo discutiendo supongo que motivado principalmente por mi incapacidad para entenderle, pero es que habla de unas cosas muy raras, y encima tiene la manía de hacerlo en inglés, cuando sabe perfectamente que no le entiendo.

Distribuir contenido