Abducido

Ayer domingo era el día de la carrera del CSIC, por fin podría debutar en esta carrera después del fiasco del año pasado en que a pesar de tener hecha la inscripción las rodillas se negaron a participar.
El caso es que me levanté temprano, tal vez demasiado, a eso de las 5:30 porque tenía intención de ir con el coche y para aparcar soy un poco agonías, así que me dije "vete prontito para allá y si no encuentras sitio tienes tiempo de sobra para dar las vueltas que sean necesarias".
Un poco antes de las 7 estaba dejando el coche en la calle Oquendo, esquina con Velázquez, muy cerca de la salida, de hecho no tenía más que seguir esa calle adelante para llegar a Serrano a la altura de las instalaciones del CSIC.
A las 7 y poco llegué a la zona de chips, por un callejón sin ningún tipo de iluminación, donde los voluntarios estaban todavía organizándose.
Tras recogerlo y dar una vuelta disfrutando de la maravillosa temperatura matinal me acerqué a República Argentina donde me encontré con algunos de los miembros del foro de novatos08 (casi, etna, barbara, trinity, tortuch, halfon).

Un poco después, ya en la salida de la zona de chips, coincidí con Dani (de zapatillas con velcro) y Hector (su hermano) que debutaba en una carrera popular.

Un poco antes de las 9 nos fuimos los 3 hacia la salida, o más bien a República Argentina porque de la cantidad de gente que había estabamos más cerca de la glorieta que de la pancarta de salida. Mientras esperabamos llegaron Halfon, Bárbara, Etna y Trinity marchandose los dos primeros a buscar posiciones más avanzadas pues su idea era buscar marca.
A eso de las 9 se dio la salida y comenzamos a caminar lentamente hasta el arco de salida tardando cerca de 6 minutos en atravesarlo y no fue porque nos pararamos a verificar la calidad de la alfombrilla.

Enseguida empezamos a ser adelantados por muchos corredores que aprovechaban la cuesta abajo de Serrano para aumentar el ritmo en estos primeros kilómetros, sin embargo nosotros seguimos marchando tranquilamente a un trote muy cómodo que rondaba los 6' el kilómetro. La señal del segundo kilómetro no la ví aunque por los comentarios de la gente sí pude deducir que seguiamos marchando al mismo ritmo. Un poco más adelante llegábamos a la Puerta de Alcalá y tras dejarla a mano izquierda enfilamos por una calle más estrecha en busca del paseo de Recoletos.
Hasta ese momento las sensaciones eran muy buenas, iba tranquilo, sin forzar, y en buena compañía, no se podía pedir más.

A los 20 minutos pasamos por el kilómetro 3... ¿20 minutos?, pues sí, eso marcaba el crono 20 minutos y algunos segundos, es decir que ese último kilómetro lo habiamos hecho en más de 8 minutos, y sin bajar el ritmo, incluso juraría que lo habíamos incrementado ligeramente. Pronto me dí cuenta que la sensación era generalizada y todo el mundo lo achacaba a una mala medición de ese kilómetro pero yo no lo tenía muy claro, había algunas imágenes fugaces que empezaron a rebotar en el vacío de mi craneo y acabaron por convencerme que realmente no habiamos hecho 400 metros de más, sino que de alguna manera alguien nos había robado más de 2 minutos.

En ese momento lo ví claro, unos alienígenas, o tal vez los miembros de una organización o secta secreta me habían abducido, y conmigo al resto de participantes de la carrera con algún fin oscuro.

Empecé a mirar a mi alrededor viendo sospechosos por todas partes, aunque para no alarmar a Dani y Hector no les comenté nada de mis sospechas, al fin y al cabo venían a por mí y ellos estarían más seguros contra menos supieran y contra más lejos estuvieran de mí. Así que pasado el punto del kilómetro 3 les comenté, intentando aparentar normalidad, que iba a irme hacia delante con la idea de probarme.

Fuí acelerando progresivamente y empecé a adelantar a otros corredores aunque sin acercarme demasiado a ellos no fueran a sufrir otra vez por mi culpa, daños colaterales. Continué subiendo por la Castellana a un ritmo constante de 5 y medio el kilómetro, sin perder ningún detalle de mi alrededor buscando alguna señal de los agresores. Cuando llegaba a Alberto Alcocer me pareció ver detrás de mí a alguien que me seguía, por lo que apreté con fuerza los dientes y mantuve el mismo ritmo durante la corta subida.
Al llegar arriba decidí no tomarme ningún respiro, sabía que era el momento de apretar para terminar de dar esquinazo a mis perseguidores, tenía 3 kilómetros por delante que además eran en bajada, aceleré el ritmo haciendo los dos kilómetros siguientes en algo menos de 5 minutos cada uno y al pasar por el 9 volví a apretar un poco hasta llevar un ritmo de 4 minutos y medio. En ese punto me tranquilicé un poco, aunque mis piernas seguían con la misma dinámica, pues ya no había ni rastro de los alienígenas.
A punto de finalizar y cuando pasaba frente al Magariños ví unos rostros familiares que miraban despistados a los corredores que marchaban a mi derecha, se trataba de mi pareja y mis hijos por lo que crucé la calle como pude, había un tráfico impresionante, y me planté delante de ellos para saludarles y preguntarles si les podía ayudar a encontrar a quien buscaban. Tras repartir unos besos volví a retomar la carrera sin darles tiempo a decir nada, por miedo a que mis perseguidores los vieran y los utilizaran para chantajearme.

Unos metros más abajo, y tras la curva de 90 grados que daba acceso a la recta de meta pasaba por la alfombrilla de llegada parando el crono en 56' 40'' (el crono de arriba marcaba más de una hora y 2 minutos).

Cuando paré me quedé con la sensación que ya estaba a salvo, no sabía muy bien por qué pero sabía que los responsables del agujero negro del kilómetro 3 ya se habían ido por lo que pasé a disfrutar el resto del día en compañía de la familia.

Mi única duda es si en esos dos minutos en que estuve abducido no me habrán introducido algún implante para controlarme en sus turbios manejos.

Comentarios

Juasjuas

Así que por eso tengo un tornillo colocado en la nuca??? es cuestión de los alienígenas?? :P Que cachondo que eres niño...

Desde luego el famoso kilómetro 3 fue de lo más curioso. Aunque afortunadamente la carrera se disfrutó un montón. Felicidades por ese tiempo más que interesante para hacerlo en modo "test", jejeje. Y respecto a las carreras, no te apures, que con lo que llevas vas a acabar de pasar por debajo de los aros, hasta el gorro, jaja.

Suerte en la próxima!! Un abrazo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <u> <hr> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir spam automatizados