Entrenamiento

warning: Creating default object from empty value in /home/engetafe/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Crisis de identidad

Si hace un par de días me encontraba con la desagradable sorpresa de tener algunas dudas ideológicas, hoy me he encontrado con una gran incertitumbre acerca de mi identidad, y como siempre la culpable vuelve a ser mi sombra.

  • Venga Milan
  • ¿Milan?, ¿con quién hablas?
  • Pues contigo, con quien voy a hablar, si nadie más me ve
  • ¿Y por qué me llamas Milan, así sin tilde en la a?
  • Porque ni eres una ciudad italiana ni una goma de borrar, aunque a veces tengas tentaciones de borrarme, pero vamos que si no te gusta te puedo llamar Kundi
  • No te sigo
  • Hombre, como nos conocemos de toda la vida me he tomado la libertad de utilizar un diminutivo, pero si prefieres mantener las distancias te llamo Kundera y tan contentos
  • Pues estaré muy torpe o lo que quieras pero no hay forma de entenderte
  • Vamos a ver, llevas un montón de tiempo diciendo sin parar que esto es insoportable, ¿no?
  • Claro, pero es que no se puede definir de otra manera, ¡¿o es que a ti te parece que debe ser maravilloso correr a tope 200 metros, trotar a continuación durante 45 segundos y repetirlo 15 veces?!
  • Hombre para mí insoportable es estar pegado a tus zapatillas todo el tiempo, si al menos fueras Peter Pan podría despegarme y escaparme de vez en cuando, pero me ha tocado tener que lidiar con un tío patético y aburrido, pero en este caso sí te tengo que dar la razón pues lo que cuentas no parece precisamente muy idílico, y sí ciertamente debe ser bastante insoportable, y justamente eso lo explica todo Kundera, ¿o no eres el autor de La insoportable levedad del-a ser-ie?

La prueba del delito

Mi flow

Mi flow me lo afanaron, estando de correría
mi flow me lo quitaron, anoche cuando corría
¿andes tará mi flow?.
¿andes tará mi flow?.

Pies de barro

Es algo que mi sombra me lo lleva repitiendo una y otra vez, "tienes que ir poco a poco, levantando cada piso solo cuando tienes asentado el anterior, y así con todo, sin apresurarte, sigue esas instrucciones y verás como te irá mucho mejor.

  • Tienes que estar allí el domingo por la mañana
  • ¿Pero eso de qué me va a servir?
  • Ya te lo he dicho mil veces, haz lo que te digo y obtendrás una buena base
  • No se, no estoy muy convencido
  • ¿Acaso te he fallado alguna vez?
  • No eres el más indicado para hacer esa pregunta ¿quieres que te refresque la memoria?
  • Bueno, no te desvíes del tema.

No te fíes ni de tu sombra

  • He hablado con Luis y dice que tiene que ser de madrugada
  • ¿Pero tan pronto?
  • Sí, no hay otra, es que es la única forma de pillarlos
  • Insisto, ¿pero tan pronto?
  • Que sí, pesado, que siendo nocturnos no puedes ir de día
  • ¿Y hasta El Pardo hay que ir, no puede ser más cerca?
  • Al parecer se pueden encontrar por otros lugares pero la probabilidad de encontrartelos por allí es bastante alta.
  • ¿Y hay que llevar algo para cazarlos?.
  • Eso dejaselo a los que saben, tú vete preparado para correr, porque parece que os va a tocar hacer unos kilómetros hasta dar con ellos.
  • ¿Cómo que nos va a tocar? ¡¿Después de liarme ahora sales con que tú no vienes?!
  • Ya sabes que si no hay Sol yo no aparezco y a esas horas debe estar más allá de Oriente Medio.
  • ¿Te había dicho alguna vez lo capullo que eres?
  • Sí me lo recuerdas a cada momento

Los puntos

Al salir de una curva me hizo un leve gesto con la mano, casi indolente; con una expresión de hastío y aburrimiento me obligó a parar donde se encontraba.

Tras el saludo de rigor se dirigió a mí con una mirada desaprobatoria que me cargaba con una gran culpa, aunque no sabía de qué.

Por primera vez

Parece mentira que a estas alturas, con tantos años ya a mis espaldas, aún no lo hubiera hecho nunca, que después de 42 tacos y medio todavía permaneciera virgen, pero el caso es que es así, era una de mis muchas asignaturas pendientes y aun no la había superado. Ya uno de mis sobrinos al que casi le doblo la edad me había dicho que tenía que probarlo, que era muy placentero pero por unas cosas u otras lo iba dejando a un lado.

Reconocimiento desastroso

Este domingo me levanté con la idea de hacer una parte del recorrido de la carrera del próximo domingo para ver in situ lo que me iba a encontrar. Ya conocía casi todo el recorrido de haber pasado por ahí, ya sea corriendo, andando o en coche, pero aún así salí por la mañana para sobre todo ver corriendo como eran las partes que había pasado de otras maneras.

Con lo que no contaba cuando salí es que la imagen que tenía en la cabeza del recorrido no era exactamente la que se había publicado y lo que es peor que la interpretación que mi neurona iba a hacer de esa imagen tampoco se iba a corresponder con la realidad. A la vista del resultado creo que tendré que apuntarme a algún curso de orientación con mapas.

Cambiando los planes

Ayer de madrugada cambiaban la hora, la retrasaban ¿o la adelantaban?, ¡y yo que se!, el caso es que cuando llegaran las 3 de la mañana había que hacer que el reloj marcara las 2, eso sí, solo la primera vez a no ser que quisieramos vivir eternamente en la "hora de la marmota", mmm ¿y no tener que volver a trabajar? creo que el próximo año si no se me olvida tendré que tener en cuenta esta opción.

Picandome

Parece mentira, pero hoy me ha pasado aquello que siempre he aborrecido. ¡Me he picado con otro tío que estaba trotando!.

Sí, yo que siempre había dicho que nunca corría para ganar a nadie, que lo único que buscaba era pasarmelo bien trotando y como mucho intentar hacerlo cada vez mejor, he hecho hoy todo lo contrario, y tras encontrarme con otro corredor que seguía mi misma ruta, he acabado picándome con él.

¿Y si?

El sordo murmullo se fue haciendo cada vez más audible hasta convertirse en voces roncas que llenaron de miedo el espacio de la nave.
Distribuir contenido