¿De la memoria historica?

Este domingo tenía cita con la memoria histórica, pero no con esa que levanta tantas ampollas en algunas personas que no quieren escuchar ciertas cosas del pasado, sino con otra a la que se le ha dado menos publicidad y que se remonta muchos, pero muchos, muchos años más, tantos como los que van hasta los albores de la civilización europea.

Hace unos 2500 años en el este del Mediterraneo ocurrieron unos hechos que fueron determinantes, según muchos historiadores, para el desarrollo de la civilización europea; el problema es que esos hechos nos llegaron hasta nosotros narrados por los triunfadores y por tanto unidos a los prejuicios que tenían hacia aquellos que derrotaron.

Los hechos fueron las denominadas Guerras Médicas, que vaya nombre más inapropiado para denominar un conjunto de batallas en las que la sangre debía correr a raudales y precisamente los médicos brillaban por su ausencia; si ya se que médicos no había muchos y por el contrario abundaban los medas, pero eso no quita que el nombrecito sea poco adecuado.

En todas las crónicas (históricas, pseudohistóricas, películas, comics, panfletos,...) los griegos, vencedores y por tanto autores de la versión oficial, eran los "buenos", mientras que los persas, y no solo los gobernantes sino también los soldados que no eran más que carne de cañón (aunque en aquella época no dispusieran de semejantes armas de fuego), eran unos malvados diablos que pretendían arrasar toda Europa.

En memoria de los que murieron en esas batallas una asociación para la memoria histórica llamada ADMarathon (por la batalla donde tantos persas tuvieron la desgracia de morir ensartados por la barbarie griega) organizó este domingo el Congreso Anual para la Universalización de la Rehabilitación de la Civilización Aqueménida 2011 (más conocido como CAURCA 2011).

El homenaje que habían previsto era realizar una especie de "carga" a la carrera de unos 10 km por las calles de Carabanchel, y que me aspen si entiendo cómo se puede homenajear a las víctimas de una guerra con algo así.

Así que, aunque sin entender el sentido de un acto de esa naturaleza, me fuí el domingo a las 9 de la mañana, a la Avenida de Oporto donde daría comienzo el evento al aparatoso y anacrónico estruendo de un disparo (ya podían haberlo iniciado lanzando una flecha al aire con un arco persa).

Unos 48 minutos después terminaba mi carga con las piernas un poco más cargadas y tras recoger una camiseta conmemorativa en la que para no ofender a nadie no hacían referencia a persas, medos o aqueménidas, me fui para mi casa satisfecho por haber contribuido con mi granito de arena (conseguido a partir del desgaste del asfalto al ser pisado por mis zapatillas) a recuperar un trocito de la memoria de otros perdedores.

Comentarios

Cierto la historia siempre la

Cierto la historia siempre la cuentan los vencedores, y cuanto más atrás peor. Pero si hubieran ganado los persas no se hubiera desarrollado la cultura helénica como se hizo en el siglo de Pericles y posteriores, quien sabe igual no hubiéramos oído hablar de de Anaxágoras, Demócrito, Protágoras, Sócrates, Platón, Sófocles, Eurípides, Aristófanes, Fidias...
Y sobre todo no tendríamos la sacrosanta Maratón, hombre por favor, hasta ahí podíamos llegar, perder la filosofía y el arte pase, pero esto.... Por mi a los persas que les den ;-).
Echamos de menos tu siempre entrenadas entradas. Felicidades por la carrera.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <u> <hr> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir spam automatizados