La última del año

Esta tarde, al llegar de trabajar he pensado en salir a arrastrarme un poco por la calle para compensar que el domingo no fuí a Buitrago, además desde la última vez que salí a correr no hace todavía una semana, así que me puede servir como test para ver como responden las rodillas.

A eso de las 8 salgo de casa y tras estirar y calentar un poco (demasiado poco) empiezo a correr por el mismo sitio que el último día. La idea es dar dos vueltas para totalizar 6 kilómetros y medio, y a ser posible aumentar el ritmo en la segunda vuelta.

Cuando estoy todavía en la primera vuelta me doy cuenta que no marcho nada bien, las pulsaciones están bastante altas, y las piernas no van bien, las rodillas no me duelen pero las piernas no van nada redondas, y eso que mi ritmo no es rápido (algo menos de 6 min/km). Bueno, al fin y al cabo es lo normal, llevo mes y medio en que prácticamente no he corrido así que parece claro que el poco fondo que había cogido lo he terminado por perder.

Al final la segunda vuelta la hago al mismo ritmo (realmente unos pocos y prácticamente inapreciables segundos más rápidos) que la primera, sufriendo en la cuestecilla de 400 metros que me espera casi al final.

Lo positivo es que las rodillas no me molestan demasiado, no se si tendrá algo que ver las rodilleras que uso, o simplemente que todavía no las he forzado hasta el límite en que me digan basta. Tendré que seguir observandolas e ir paso a paso.

Ya hasta el nuevo año no volveré a salir, y no me quedará otra que el miércoles ver con sana envidia a los que corran la San Silvestre de Getafe, que según parece van a pasar al lado de mi casa... en fin hubiera estado bien poder correrla, pero quien sabe, tal vez para la próxima edición esté en condiciones.


Estadísticas:

  • Distancia (metros): 6500
  • Tiempo total: 37:08
  • Ritmo (min/km): 5:43

Comentarios

Me temo que el blog se

Me temo que el blog se llamará así durante mucho tiempo porque aunque no me han molestado las rodillas al correr me siguen incordiando cada vez que las flexiono, como por ejemplo cuando me siento en el coche, lo que significa que el problema sigue estando ahí :(De momento me conformo con que me permitan salir al menos un día a la semana a trotar 40 minutos, con eso la verdad es que doy con un canto en los dientes. Quien sabe, tal vez en unos meses dejen de darme guerra las rodillas y puede retomar el ritmo que llevaba al final del verano.Por cierto, enhorabuena por tus carreras y tus crónicas.

Enhorabuena con ese

Enhorabuena con ese reencuentro, aunque las sensaciones no hayan sido las más idóneas. Mientras tengas la cabeza de diferenciar la sensación de que no andas redondo (que puede ser sencillamente por la baja forma) a una molestia (que si sigues entrenando con cuidado no va a llegar :) ) todo irá sobre ruedas.Mucho ánimo, sigue así y ya verás como dentro de poco hasta le cambias el nombre al blog, jejeUn saludo!!!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <u> <hr> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir spam automatizados