Carreras

warning: Creating default object from empty value in /home/engetafe/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Encierros

Me había enterado por casualidad, o tal vez sería más ajustado a la verdad decir que fue mi sombra quien se encontró con la noticia del encierro, y desde ese día no hizo más que darme la lata para ir. Que si va a ser mejor que el de Pamplona, que ni siquiera hay que coger coche, que será un hito histórico para Getafe y podré decir en un futuro yo estuve allí, que si no quería ir sería por miedo, ...

Como no podía ser de otra manera, ya que tener el runrun en la cabeza día sí y día también resulta muy molesto, no me quedó otro remedio que dejarme convencer por mi taimada sombra.

La trampa

Ayer domingo tocaba jornada reivindicativa. Iba a asistir a una manifestación en Leganés en apoyo al pueblo palestino.

Con eso de la crisis y aprovechando que la marcha salía de la Avenida Europa, que está bastante cerca de la zona de Getafe donde vivo, decidí acercarme a pie, que el billete del metro está muy caro, y el litro de diesel ni digamos.

La cita

Este domingo había quedado con un amigo del trabajo para acompañarle a un evento de la empresa, una fiesta matutina a la que podía haber acudido yo también apuntandome a la lista pero que pese a los intentos cansinos de mi amigo yo había decidido que no iría representando a los amos de una gran parte de mi tiempo.

Cursillo de botánica

  • Disculpe, ¿es aquí para apuntarse?
  • Sí, un momento que ahora le atiendo...
  • ¿Nombre?
  • Aquí lo tiene -le dije mostrandole mi dni, mientras tartamudeaba por el frío reinante
  • ¿Año de nacimiento?
  • ¿Para un cursillo de plantas es necesaria la fecha de nacimiento?, ¡qué gente más rara! -pensé mientras le mostraba la parte posterior del dni.
  • Pues ya está la inscripción -dijo mientras me entregaba el resguardo, un papelito en que ponía por un lado un número y por el otro mi nombre.
  • ¿A las 11?
  • Sí, a las 11
  • ¿Y dónde estarán los monitores?
  • Usted pongase por ahí cuando llegue la hora -me dijo señalando un punto a la derecha de donde se encontraba mientras me miraba con extrañeza y me entregaba un par de imperdibles.

Como no sabía que hacer con los imperdibles los enganché al resguardo de inscripción al curso y me lo colgué de la camiseta para así poder guardar las manos en los guantes, que con el frío que hacía se me estaban congelando.

El calor me confunde

Sí, como a Dinio la noche, a mí me debe pasar lo mismo con el calor. Supongo que debe ser uno de sus efectos secundarios, que hace que mi neurona se despiste, más de lo que suele estar, y me acabe metiendo en absurdos equívocos.

Probando cuestas

Todo empezó hace algunas semanas cuando cierto personaje que de vez en cuando se me cruza en mi camino empezó a repetirme machaconamente, como solo el sabe hacerlo, que debía pasarme por Colmenar.

  • Así pruebas el peluco ese que te has pillao
  • Que no me lo he pillado, que es un regalo anticipado por mi cumpleaños
  • Bueno, lo que sea, el caso es que Colmenar con esas cuestecillas puede estar bien para probarlo.

De caza

Había un montón de gente por allí, como en una gran manifestación, y sin saber que reivindicaban me metí en el tumulto con mi aire habitual de despiste.

De repente unas filas más adelante lo ví, era inconfundible, con esos cuernos en la cabeza y su nariz roja.

  • ¡Rudolph! ¡Rudolph!

Él giró la cabeza y me miró con una expresión fingida de incredulidad que por supuesto no me engañó

  • Tío, creo que te equivocas
  • ¿Equivocarme?, ¡venga ya!, ¡tú eres Rudolph!
  • Que no, que me confundes con otro
  • ¡De eso nada!, eres tú, no hay confusión posible, esos cuernos ...
  • Simplemente un gorro
  • esa nariz roja
  • El frío
  • Sí vale, y ahora me dirás que nunca has estado cerca de un trineo
  • Hace muchos años de eso, cuando era pequeño, además yo soy más del snow
  • Muchos años dice... pero que sentido del humor tienes, ¡si hace solo una semana estuviste tirando con Cometa, Relámpago y el resto de tus compañeros del trineo de Papa Noel!.

La carrera de los diosecillos

  • Que te he dicho que no, y no insistas, que en mi tiempo libre no quiero tener nada que ver con el Olimpo
  • Si es que van a ir otros panteones, dicen que el Muérdago Feliz va a estar por allí, y esos del Valhalla que tan mal te caen también.
  • Pero es que me caen todavía peor Zeus y compañía, y ahí tendría que ir representándoles
  • Tú verás, pero he oido que Zeus, Hefesto y Cerbero van a ir y puede ser una oportunidad única de desquitarte. ¿Te recuerdo que fue Hefesto el que te encadenó en lo alto del monte? ¿y Zeus el que te envió el águila para comerse tu hígado todos los días? ¿Y qué me dices de Cerbero?, ese perro rastrero que nos ladraba si se nos ocurría salir del Tártaro antes de tiempo.
  • Si ya sabía yo que si hablaba contigo acabarías convenciéndome, mira que me lo habían dicho, "sino quieres ir evita a Odiseo que al final te lía".
  • ¡Ya sabía que podría contar contigo Prometeo!

A por el pan

Ayer por la mañana me desperté pronto porque tenía que ir a por el pan. Sin embargo, a diferencia de otros días esta vez había algunas diferencias.

  • Toma este resguardo y te vas al polideportivo para que te den número y vale para coger el pan, que al parecer lo regalan.- me había dicho la noche anterior mi pareja.

Así que a eso de las 9 menos cuarto (más o menos), bajo una suave llovizna me acerqué hasta la secretaría del polideportivo.
"¿Qué lugar tan raro para conseguir pan?, en fin mejor no pensar que no es lo tuyo y a obedecer las órdenes."

La Bestia

Llevo ya algun tiempo buscando cualquier indicio, cualquier pista, por inocente que pudiera parecer, que acabara por servirme para desenmascararle; por eso leo cualquier cosa que cae en mis manos, libros, periodicos, prospectos de medicamentos, composición de las Digestive, blogs, foros, spam, en definitiva cualquier cosa porque nunca se puede estar seguro donde se puede esconder.

Hace varias semanas mi busqueda, hasta ese momento esteril, parecio dar con algo que prometía:

  • 8 de noviembre de 2009 a las 11, Tercera Carrera Popular Ciudad de Arganda.
Distribuir contenido