Estas rodillas son una ruina

Desfondado

Aprovechando que tenía que llevar a mi hija a un cumpleaños me he calzado las zapatillas y después de dejarla me he puesto a trotar un poco.

En esta ocasión he cambiado el recorrido y he arrancado por el camino que está detrás del Bulevard hacia la vía del tren.

La última del año

Esta tarde, al llegar de trabajar he pensado en salir a arrastrarme un poco por la calle para compensar que el domingo no fuí a Buitrago, además desde la última vez que salí a correr no hace todavía una semana, así que me puede servir como test para ver como responden las rodillas.

A eso de las 8 salgo de casa y tras estirar y calentar un poco (demasiado poco) empiezo a correr por el mismo sitio que el último día. La idea es dar dos vueltas para totalizar 6 kilómetros y medio, y a ser posible aumentar el ritmo en la segunda vuelta.

Preparando la Nochebuena

Esta noche viene Papá Nöel a repartir regalos, y al menos en mi casa, la costumbre es que los padres echen una mano al anciano de Laponia envolviendo algunos de los regalos que previsoramente nos ha enviado con un poco de antelación, así que se hace bastante necesario sacar a los niños de casa durante un rato, más o menos largo, para poder realizar esas tareas sin riesgo ;)

Espejismo

Después de la última vez que salí a correr no he notado dolores, al menos más de los que ya tenía antes así que hoy he vuelto a probar para ver si lo del otro día se trataba de un espejismo o por el contrario puedo aguantar sesiones cortas como esa. La idea es que si no noto ningún problema vaya repitiendo estas salidas, en principio cada dos semanas e intentando aumentar la frecuencia hasta salir 1 vez a la semana, quien sabe, tal vez si voy poco a poco mis piernas sean capaz de aguantar sin lanzarme estos desagradables avisos.

¿El regreso?

Sí, ya se que no debería, pero resulta complicado dejarlo así que hoy he vuelto a salir un ratillo a correr algo.

No ha llegado a media hora y a un ritmo lento de algo menos de 6 minutos, además he notado que las pulsaciones iban demasiado en el límite, se nota que llevo tiempo sin correr en condiciones.

¿Y ahora qué?

Hoy he vuelto al médico para ver el resultado de la radiografía. No estaba mi médico sino un suplente y no parecía muy interesado en el tema, se ha limitado a mirar la radiografía, a confirmar que está todo normal, ya que según él la condromalacia rotuliana de grado 1 no se detecta mediante radiografías y ya está.

Carrera del BBVA

Hoy ha sido la carrera del BBVA que fue la primera en la que me inscribí allá por el mes de agosto. Como me apetecía correrla pero por otra parte si iba solo sabía que iba a forzar el ritmo tal vez demasiado inscribí a mi hija para correrla en su compañía. Así a su ritmo, animandola, dandola agua han pasado los 5,8 kilómetros, con algunas breves paradas en las que la niña tenía que andar para recuperarse.

La confirmación

Hoy he estado en el médico y me ha estado mirando las rodillas, preguntando si me duele al flexionarlas, andando, subiendo escaleras, y unas cuantas cosas más.

Parque de Polvoranca

Al final me he plantado en el parque Polvoranca donde he conocido a gente muy maja, pero con muchísimo nivel en esto de correr. En total eramos 7 personas que habiamos quedado a través de Forofos del running de los que 5 son auténticos monstruos del running, y el sexto es un chaval que seguro que en muy poco tiempo se va a poner a su nivel. La verdad es que el que sobra soy yo pero por lo menos hoy disfrutaré de su compañía, aunque sea a costa de retrasarles.

Mala pinta

Después del Edward me he tirado más de una semana sin salir a correr porque los dolores en las rodillas no me dejaban casi ni andar. Se que al final voy a tener que ir al médico pero como me temo que me va a decir que deje de correr, al menos hasta que me vea el especialista, que teniendo en cuenta lo bien que va la sanidad madrileña puede ser en unas cuantas semanas, estoy demorandolo con la absurda esperanza que al final desaparezca tal como llegó.
Distribuir contenido
Primary menu