Al son de una gaita

Como ya había comentado en mi última entrada estos días de fiesta tocaba subir a Asturias. Hacía ya varios meses, desde diciembre, que no ibamos para allá por lo que había ya bastantes ganas de volver a llenarnos la retina con las distintas tonalidades de verde que moran por aquellos lugares.

Por si el tiempo acompañaba eché en la maleta el uniforme de correr. Además, desde julio del año pasado no corría por allí y me apetecía repetir una experiencia que en su momento fue muy gratificante.

Ni el viernes ni el sábado pude salir ya que los dos días, sobre todo el viernes, se levantaron con algo de lluvia. El sábado por la tarde y viendo que empezaba a mejorar el tiempo me acerqué a ver en qué estado estaban los caminos y aproveché para hacer unas cuantas fotos con el móvil (soy un poco desastre y teniendo varias cámaras en casa no cogí ninguna por lo que tuve que utilizar la cutre-cámara del móvil).


El domingo se levantó un día bastante despejado así que no me lo pensé dos veces y me fuí hacia el camino del área recreativa. Se trata de un recorrido de algo más de 2 kilómetros y medio (2560 metros) que comienza nada más pasar la casa roja, cogiendo el cruce a la derecha y marchando por un camino hasta el área recreativa, y tras pasar al lado del campo de fútbol se vuelve al punto de partida por una carretera que no tiene casi tráfico. La verdad es que el recorrido me gusta bastante porque a un lado puedes deleitarte con vistas sobre las últimas estribaciones de la Sierra del Cuera, mientras por detrás, a lo lejos, es fácil ver las cumbres nevadas de los Picos de Europa. Además por el otro lado además de bucólicas praderas verdes, se tiene una vista muy interesante sobre el Archivo de Indianos, que destaca con su brillante color azul. Encima siempre hay público animándote en silencio, algún perro que te saluda saltando a tu alrededor como si te conociera de siempre, y sobre todo algunos caballos y vacas que te miran intrigados desde sus prados, incluso te puedes encontrar con alguna vaquilla que de repente se anime a correr unos metros a tu lado mientras intenta cruzar la carretera por delante de tí, debe ser que tienen un espíritu muy competitivo y no se resignan a pasar por detrás.

Tras dar 3 vueltas marchando cada vez más rápido, a un ritmo de 5'35'' la primera vuelta, a 5'14'' la segunda y 5'09'' la tercera, decidí terminar con una cuarta vuelta más corta (de 1200 metros) sin llegar hasta el área recreativa, yendo en esta ocasión a un ritmo de 4'55'', y así completar algo menos de 9 kilómetros.

Yo no se si es que estaba dopado por el paisaje pero me encontré muy a gusto, a pesar de haber marchado a un ritmo medio bastante fuerte para mí. Imagino que cuando vuelva a correr por Getafe volveré a la cruda realidad pero es que el paisaje de mi ciudad me inspira más bien poco.

Estadísticas del 12 de Abril:

  • Distancia (metros): 8880
  • Tiempo total: 46' 46''
  • Ritmo (min/km): 5' 16''

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <u> <hr> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir spam automatizados